Reproductor

Poesías dedicadas a la Virgen de la Esperanza


Esperanza Calzadeña

Es brisa que quema y no arde,
clavel donde se consume
su más secreto perfume,
todo el oro de la tarde.

Pero como tú, ninguna,
estrella de la mañana
morena de juncal y de gracia calzadeña.

Eres luz de la hermosura
y eres perfil de la gracia
¡Eres madre de Calzada!
¡Esperanza soberana!




Nuestra Señora Virgen de la Esperanza 

Madre,
de todos tus siervos y fieles creyentes del mundo entero,
todos te adoran, te quieren y te aman
porque eres lo más grande de Calzada de Calatrava.

No te olvides de los que inmigrarón
en busca de su provenir,
todos te llevan en su mente
por eso todos los años, en tu día vienen a verte.

Para ellos Tú eres la más grande de sus sueños,
por eso te quieren de corazón todos los calzadeños.
Recibe de todos un millón de besos
por ser la Reina más guapa de todo el universo.

-Rufino Gonzalo-        

 *******************

 Virgen de la Esperanza

                                                  Oh!! Virgen de la Esperanza,
                                                  que de inspiración me llenas,
                                                  guarda a nuestras familias
                                                  y resguárdanos de las penas.
                                                 
                                                 Porque sin esperanza no hay nada,
                                                 porque con esperanza nos llenas,
                                                 desde que en mi vida te llevo,
                                                 no conozco la condena
                                                
                                                Oh!! Virgen de la Esperanza,
                                                Misericordiosa Señora
                                                Oh!! Ama de la ilusión
                                                llévanos en tu corazón.

                                             
                                                                           - Francisco José Rivera Muñoz -

                                         *******************


Virgen de la Esperanza ¡Calzadeña!Y una explosión de sol y de armonía, 

Y un fluir generoso de alegría...

¡Y un sentir que está el alma toda llena!

Virgen de la Esperanza, en tu morena 

cara divina el calzadeño día 

toma toda la luz de su poesía....

mañana de cristal, tarde serena.

*********************





*********************



************************

                                                    -A LA REINA DEL MIERCOLES-


Hoy me ha tocado ami,
                                    Virgencita de la Esperanza,                                  
leerte este poema
que con impaciencia esperaba.


 Eres linda y muy hermosa,
eres dulce y perfumada,
eres la flor más hermosa 
que tenemos en Calzada.


Todos recurrimos a Tí,
todos con nuestras plegarias,
para pedirte aquello 
que tanto nos hace falta.



La salud, en un principio,

la paz, alegría y esperanza,
que todo el mundo se reúna 
y podamos vivir en calma.


Hoy es día sagrado,
día de recogimiento,
para poder recordar la fecha
de este gran acontecimiento.



Virgencita, Virgencita, 

Virgencita de la Esperanza,
no nos dejes nunca solos
que tenemos de Tí falta.



La fé que en Tí tenemos 

nos alimenta el alma,
que sea siempre la misma
Virgencita de la Esperanza.


Llevas tu nombre bien puesto,
"Esperanza",
la esmeralda del pueblo,
la perla por todos buscada
y que solamente tenemos
en Calzada de Calatrava.


                                                ********************************************
                                                      
-TARDE DE ESPERANZA -

                                          ¡Que elegancia tan sencilla,

                                           que donaire cuando avanza
                                           en el canón de Calzada,
                                           es la última Esperanza!


La joven Reina del Miércoles Santo ha echo acto de presencia. A los compases de alegres marchas interpretadas por las Bandas, camina quien refleja la esperanza despues de la muerte.

El drama no quiere reflejarse a escasas horas de la noche. ¿Por qué vamos a ponernos tristes, si quien llega alumbra con su vistoso manto verde, recibiendo a los que durante muchos días del año han estado ausentes?

Luz de tarde con destellos verde Esperanza, de penitentes de la cofradía mas joven, que con ilusión y esperanza hacen espera para aguardar el instante siempre emotivo de convertir un sueño en realidad.

Ansiaban tener a su Virgen y lo lograrón. Jamás perdieron la esperanza. La Esperanza está aqui, viene con su vestido blanco y con su fajín verde que estrecha su cintura. ¿Qué le pasa?. ¿Por qué no llora?. No, la Virgen de la Esperanza no llora de dolor. Sus cuatro lágrimas que vemos sobre sus mejillas son llantos de alegría; son suspiros de emoción ante tanta algarabía. La Soberana de la tarde, es la cárcel de nuestras penas, y por ser de Calzada es la Esperanza Calzadeña.

                                            ********************************************


Verde aceituna
verde menta, 

verde es tu manto
que mi fe alimenta.


Con un suave roce
a tú manto bendito

ya mis penas alivias
y mi amor aumentas.

Con tu Porte de Reína

en tú paso procesional

eres Madre de dioses
y mi Madre Angelical.


Protege Señora a los niños,
a las mujeres y ancianos,

a los hombres bienhechores,
tiéndenos tus divinas manos.

Danos fuerza y consolación

en estos días peores,

danos fe para ser mejores.
                                         
                                                                         -Andrea Fernández Nápoles-               

                                        ********************************
  
Yo sé que no te hacen falta
flores para ser vereda,
lumbre para ser la aurora,
fuego para ser hoguera,
luna para ser la noche,
noche para ser eterna,
agua para ser nieve,
valle para ser la hierba,
hierba para ser la espiga
de los campos de esta tierra.


Yo sé que no necesitas
que te coronen de Reina,
ni que te borden un manto,
ni que te vistan de seda,
ni que te prendan al pecho
un relicario de perlas,
ni un rosario de esmeraldas,
ni un retablo de azucenas,
ni que te calcen de plata,
ni que te ciñan de estrellas,
ni que te encarnen el rostro
con amapolas calzadeñas.

 Yo sé que Tú no me pides
mi amor para ser más bueno,
mis besos para ser Madre,
cetro para ser Princesa,
manto para ser Señora,
ni una corona de Reina,
ni un altar para ser Santa
ni una flor para ser bella.
Pero aunque no me lo pidas,
yo quiero que Tú tengas
un manto de terciopelo verde,
y un cetro de madreperlas,
y una corona de oro,
y una toca de pureza,
y un altar puesto de flores
y una ráfaga de estrellas,
porque en la calle Montesinos tú eres,
su jardín y su vereda
y eres su noche y su día,
y eres su torre y su puerta,
y eres su mar y su nieve,
y eres su cumbre y su sierra,
y eres su pan y su espiga,
y eres su Madre eterna,
y eres evangelio vivo,
y eres su mujer perfecta,
y además de mujer, Santa,
y además su Madre, Excelsa,
y además de Excelsa, Virgen,
y además de Virgen, Reina
que ha bajado de los Cielos
para hacerse calzadeña.